«

»

Jun 04

TMCI: Consejos y herramientas para el Ministerio pte 1

(Vídeo en Inglés: https://youtu.be/qYu75g9MUqY)

Queridos amigos, el Señor ha puesto en el corazón de nuestro personal iniciar un blog  de Consejos y Herramientas para el Ministerio. Nuestra meta es publicar dos por mes vía correo electrónico y video. Mantendremos la enseñanza entre cinco y ocho minutos. Comenzaremos con algunas enseñanzas básicas, pero estaremos abiertos a sugerencias sobre algún tema o tópico que a ustedes les interese. Como parte de la enseñanza, el personal revisará los informes mensuales para ver si hay problemas comunes sobre los cuales compartir algo. Después de leer o escuchar las enseñanzas, con mucho gusto aceptaremos sugerencias, observaciones o comentarios de ustedes. Todos debemos seguir aprendiendo, así que estamos más que dispuestos a recibir información que beneficie a todos.

Nuestra meta en TMCI es ayudarles a cumplir el llamado de Dios para sus vidas, nuestra oración es que estas enseñanzas les ayuden a llevar a cabo sus ministerios.

Para comenzar me gustaría hablar sobre El Ministerio efectivo. Mi definición de Ministerio efectivo es: Ministerio que cambia vidas para Jesucristo. Si tienes un grupo grande asistiendo a una reunión y no está cambiando vidas para Jesucristo, entonces necesitas cambiar el formato o pararlo. Debemos recordar que no somos un club social. Nosotros tenemos que estar formando discípulos para Jesucristo y no sólo entreteniendo a la gente. Muchas iglesias son centros de entretenimiento en lugar de centros de entrenamiento. En una de nuestras enseñanzas futuras hablaremos de cómo hacer discípulos.

El comienzo de cualquier ministerio eficaz es la oración. Su éxito en el Ministerio está directamente relacionado con la cantidad de oración que inviertes en ello. Oswald Chambers: “la gente ora por una obra mayor; la oración es la mayor obra.” Nada se gana en el reino físico, hasta que se gane en el reino espiritual.

Primero, debes tener una vida de oración efectiva. Muchos cristianos tienen una vida devocional en el cual leen un devocional que les inspire espiritualmente y luego oran sobre una lista de personas y eventos. Esto es algo bueno, pero Dios quiere más para ti, especialmente para aquellos en el liderazgo. El quiere tiempo a solas contigo para que puedas escuchar y oír su voz para los eventos del día.

He aprendido que sólo haciendo una lectura devocional no construye una relación con Cristo. Ginny y yo teníamos una librería cristiana. Vendimos muchas copias de un devocional llamada Cinco minutos con Dios. Hubo incluso uno llamado Un minuto con Dios. Uno a cinco minutos al día no es suficiente para construir una relación con Dios. Cuando Jesús estaba en la tierra le pidió a sus discípulos que pasaran una hora en oración con él.

Recuerdo a Rev. 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré a él y cenaré con él y él conmigo.

Esta escritura me recuerda dos cosas. Uno: Cristo quiere una relación con nosotros. Él sigue golpeando. El segundo: debemos abrir la puerta y dejarlo entrar para construir esa relación. Hay una diferencia entre comer y cenar. Cenar significa quedar, tomar su tiempo, disfrutar el evento.                                            Eso es lo que Cristo quiere hacer con nosotros. No quiere pasar por la ventanilla de un MacDonald con nosotros. Según Judy Covington “Quiere pasar tiempo a calidad de mantel blanco con nosotros”.

¡Cristo está listo para conocerte adonde estás! No intente copiar la relación de otro creyente con él. Tú eres único y Dios sabe cómo mejor comunicarse contigo. Algunos creyentes se frustran espiritualmente porque están siguiendo la fórmula de otra persona. Sea real con él.

Descubrí además que una experiencia con Dios no es lo mismo que construir una relación con el todopoderoso. Dios me ha usado en muchos dones espirituales igual que lo ha usado a usted. Es maravilloso ser usado por Dios en esas circunstancias. Pero algunos buscan dones y no relaciones. Tenemos que dejar de buscar los dones y concentrarnos en buscar al dador de los dones. Cuando pasemos un tiempo a solas con él, y estemos profundizados en él, recibiremos una revelación nueva y más profunda.

Cristo no está hablando de un ratito de oración; El habla de tiempo para construir una relación. Tiempo de alabanza y adoración, tiempo para escuchar, tiempo para recibir revelación. Oración puede fácilmente convertirse en una actividad religiosa y no una actividad para edificar relaciones. Nuestros oídos pueden cerrarse a la voz de Dios cuando estamos haciendo nuestra actividad religiosa. En el mundo actual, necesitamos una revelación nueva para ser guiados cada día.

Otra cosa importante en el inicio de un ministerio es conseguir gente que se comprometa a orar por ti. Guerreros de oración y compañeros de oración son esenciales para ministerios efectivos. Usted necesita gente que vigilen sus espaldas en oración. Mi esposa, Ginny y yo tenemos siempre un equipo de oración  para protegernos al viajar y hacer ministerio.

Cuando Dios nos llamó para ayudar a la hermana Judy Covington a manejar a TMCI, el primer correo electrónico que envié fue para pedir por aquellos quienes orarían por nosotros. Recibí doce respuestas de personas que se comprometieron a orar por nosotros. Ahora tenemos más de cien guerreros orando cada semana para nosotros y por las peticiones que recibimos de ustedes en sus reportes mensuales.

Les animo a conseguir una escritura la cual orar sobre usted y su ministerio. Durante nuestro tiempo de oración de la mañana en la oficina todos los días, hago la oración de Jabes: 1 Chron 4:10. Y Jabes invocó al Dios de Israel diciendo: “¡Oh, si me dieras bendición y agrandaras mi territorio, que tu mano esté conmigo, y que me libres del mal, para que no sufra dolor!” Y le concedió Dios lo que pidió.

Le pedimos a Dios que nos bendiga y que aumente nuestro territorio para él y que él esté con nosotros porque sin su presencia y guianza nuestras vidas y ministerios serán infructuosos. Oramos que nosotros seamos una bendición a nuestro pueblo. Dios siempre ha honrado su palabra y él todavía sigue aumentando su territorio a través de los ministerios de TMCI, tal como el tuyo.

Bendiciones

Obispo Bob Coulter

Libros sugeridos: Ablaze for God by Wesley L. Duewel; Dinning at the Master’s Table by Paul D. Norcross

Leave a Reply